laperchadelarquitecto
laperchadelarquitecto:

Diana, en el momento de la foto estudiante de Arquitectura.
Visita la parcela y entorno de su PFC en Betanzos una gélida mañana de febrero, cuando sin previo aviso, se ve metida en un enfrentamiento que no puede ganar con el Modulor que vive en el Parque do Pasatempo. El Modulor es un ser de proporciones perfectas, pero lo bastante cruel como para mofarse de la diminuta Diana.
Diana lleva sus adoradas botas de serraje verdes de XTi, unos vaqueros cualquiera de Zara, un híbrido de abrigo y cazadora verde de Blanco y una bufanda morada comprada en un puesto callejero en La Explanada alicantina. Lo complementa todo con un bolso de color hueso en el que cabe desde su cámara, fiel compañera.

laperchadelarquitecto:

Diana, en el momento de la foto estudiante de Arquitectura.

Visita la parcela y entorno de su PFC en Betanzos una gélida mañana de febrero, cuando sin previo aviso, se ve metida en un enfrentamiento que no puede ganar con el Modulor que vive en el Parque do Pasatempo. El Modulor es un ser de proporciones perfectas, pero lo bastante cruel como para mofarse de la diminuta Diana.

Diana lleva sus adoradas botas de serraje verdes de XTi, unos vaqueros cualquiera de Zara, un híbrido de abrigo y cazadora verde de Blanco y una bufanda morada comprada en un puesto callejero en La Explanada alicantina. Lo complementa todo con un bolso de color hueso en el que cabe desde su cámara, fiel compañera.